Trastorno Obsesivo Compulsivo relacional (parte 2)

Pero la realidad es que la solución a su conflicto, a su duda, es una respuesta que nunca puede dar la mente. Sólo el corazón puede decirnos si se está enamorado o no, si se está muy enamorado o poco; incluso si una persona es la adecuada para compartir la vida con ella o no.
En geneal, las personas con TOC tienden a tener la creencia que la mejor respuesta es aquella que es fruto del razonamiento, del esfuerzo mental, el análisis objetivo, etc; y que no es bueno confiar en las respuestas intuitivas o simples. Pero no tiene sentido darle vueltas a la cabeza a cual es el modo exacto de poder estar seguro de nuestros sentimientos, los sentimientos son una cosa que simplemente se sienten, se experimentan, existen o no existen.

 

Si tienes Trastorno Obsesivo Compulsivo Relacional, se hace necesario que veas si en tu caso se ha producido este error de razonamiento, si por decirlo de algún modo, todo el conflicto empezó por el hecho de preguntarte que por qué había cruzado por tu mente un determinado pensamiento referente a la idea de no tener certeza respecto a tus sentimientos, tus planes de futuro, etc. Si eso te ocurrió lo más probable es que dedujeses erróneamente que si ese pensamiento había cruzado tu mente, quizá era un indicio de que realmente no estabas seguro o segura de tu amor. Luego empezarías a tener preguntas tipo: ¿Cómo puedo estar seguro de mis sentimientos? ¿Y si no le quiero? ¿Y si no es la persona adecuada? ¿Y si ….. Y con cada “¿y si…?” que pensabas, era una duda a la que tenías que dar respuesta usando la reflexión y el raciocinio, y cuanto más pensabas en ese tipo de preguntas, mayor se hacía la angustia y el conflicto.

 

Debes tomar conciencia de que tu problema no está en la relación de pareja que tienes, sino en el Trastorno Obsesivo Compulsivo. El hecho de que el este en tu caso haya adoptado esa forma y no otra es una simple casualidad, una simple casualidad de que en tu vida se presente alguna situación que te llevase a que un determinado pensamiento apareciese en tu mente. Por ejemplo: ¿Y si no le quiero?
¿Te das cuenta de que si ese pensamiento no hubiese aparecido en tu mente, no tendrías TOC relacional? Lo que habría pasado es que pronto o tarde habría habido en un vida otra situación que actuara como factor disparador de otro tipo de pensamiento distinto, que habría generado que te obsesionases con otro tema distinto al de los sentimientos hacia tu pareja, y simplemente tus pensamientos obsesivos serían otros. ¿Te das cuenta que por tanto el problema no está en tu pareja ni en tus sentimientos hacia ella sino que es el Trastorno Obsesivo Compulsivo? Esos pensamientos son sólo la forma, la apariencia bajo la que se ha manifestado este trastorno de ansiedad en tu vida.

 

No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *