Pensamientos intrusivos y el verbo pensar

Los pensamientos intrusivos son pensamientos que acceden a la conciencia de una persona de forma involuntaria, es decir, si la participación consciente de un sujeto, y son frecuentes en la mayoría de personas con TOC. Muchas veces, este tipo de pensamientos se vuelven recurrentes y obsesivos, de modo que hacen que la persona esté atrapada en algún tipo de conflicto mental gran parte del tiempo, es decir, en algún tipo de historia mental, de la que siente que no puede escapar, y que le genera gran cantidad de ansiedad y angustia.

El motivo por el que una persona queda “atrapada en este conflicto mental” es sobre todo por la naturaleza de dichos pensamientos intrusivos, puesto que hacen referencia a algo perturbador, o bien a un posible hecho negativo que podría suceder en el futuro. Obviamente el otro motivo por el que resultan tan angustiantes estos pensamientos obsesivos es porque la persona se identifica con ellos, se los cree,  se cree la historia que estos pensamientos le cuentan. En el momento en que te crees todo aquello que tus pensamientos te cuentan te conviertes en un esclavo de tu propia mente, y es cuando aparece la ansiedad, y a veces también la culpa, depresión, o otras emociones negativas tan frecuentes en el trastorno obsesivo-compulsivo y/o también actos compulsivos.

 

Causa de los pensamientos intrusivos.

El motivo por el que aparecen dichos pensaminentos intrusivos es porque es una expresión de la sobre-estimulación de la amígdala, una zona muy profunda del cerebro que regula todos los procesos fisiológicos asociados a la ansiedad. No obstante estos pensamientos suelen aparecer también, cuando la persona está atrapada en un determinado conflicto, que es la historia central sobre la cual gira su TOC, respecto al cual el paciente intenta buscar una respuesta, una salida a ese conflicto la cual muchas veces no consigue encontrar.

Pero no me gustaría centrar este artículo en cuestiones puramente teóricas, sino que sea algo que aporte cierta sensación de alivio a las personas con trastorno obsesivo-compulsivos; por lo que voy a explicar ahora una interesante reflexión que quiero que hagas. Quizá en un principio te preguntes qué demonios tiene que ver eso con el TOC, pero rápidamente te darás cuenta de que esto es clave para entender por qué es tan complicado superarlo. Se trata de una limitación del lenguaje, al menos en el idioma español. Todos sabemos que un pensamiento es el resultado del acto de pensar, ¿estamos de acuerdo? ¿seguro?. Cuando hablamos del verbo pensar, no nos damos cuenta que utilizamos un mismo verbo para referirnos a dos cosas distintas:

El primer significado del verbo pensar, es el de usar la mente para resolver un problema, un desafío, un cálculo matemático, o para acordarte de alguna información que quizá en un principio no te acuerdes del todo bien. También usamos el verbo pensar como sinónimo del verbo opinar. “Yo pienso esto, o pienso lo otro de este asunto, de esta situación, etc”.

pensamientos-intrusivos

 

El error en el lenguaje

Pero otro significado del verbo pensar, un significado que usamos erróneamente, se podría definir como la aparición de pensamientos automáticos en la mente inconsciente. Cuando creemos que si pasamos por debajo de una escalera nos sucederá algo malo, o que si no nos lavamos las manos un número de veces determinado cada día sucederá esto o aquello, o que si no comprobamos que una puerta esta bien cerrada X veces, pasará tal cosa; en realidad no estamos pensando. En realidad nuestro inconsciente está generando pensamientos involuntarios, por tanto no somos nosotros quienes estamos pensando, sino que simplemente estamos observando los pensamientos que genera nuestro inconsciente.

 

Nosotros somos sólo la conciencia que observa ese “pensamiento” generado por la mente inconsciente. Por tanto, si somos simples observadores, no tenemos ninguna responsabilidad sobre el contenido de esos pensamientos, de esas historias, de esas fantasías generadas por nuestra mente icnconsciente. Esto es algo que generalmente no tienen en cuenta las personas con TOC. Creen que si “piensan” esto o aquello, es porque eso puede ocurrir, o que son malas personas por tener pensamientos antisociales, violentos, o sexuales. No se dan cuenta que esos pensamientos no tienen nada que ver con ellos, que son un simple sueño, una fantasía que ocupa la atención de la mente.

 

Es como si te preocuparas por haber soñado algo antisocial, es sólo un sueño que tú no controlas. ¿Verdad que no puedes dirigir el resultado de un determinado sueño? ¿verdad que cuando te despiertas no te recriminas el hecho de haber hecho algo malo en un sueño? Lo mismo ocurre con los pensamientos intrusivos que genera tu mente inconsciente (por cierto, la misma mente inconsciente que genera los sueños que tienes mientas duermes).

Por tanto a partir de ahora, cuando tengas un pensamiento obsesivo, piensa que es sólo una fantasía generada por tu inconsciente, y que tú tienes el poder de escuchar esa fantasía o ignorarla, de creerte esa historia, o de no creertela. ¿Te das cuanta el poder personal que uno tiene cuando puede elegir si creer o no los pensamientos obsesivos? ¿Te das cuenta que puedes quitarle mucho poder al TOC con el simple hecho de ignorar lo que sea que un determinado pensamiento te cuente?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *