Es evidente que el el TOC es un desorden (que no enfermedad) muy difícil de curar. Todavía recuerdo cuando sufría Trastorno Obsesivo Compulsivo y vivía ahogado en mi propio sufrimiento y atormentado pensando que ese infierno no tenía cura y me acompañaría toda la vida. Afortunadamente conseguí superarlo y ahora ayudo a otras personas a conseguirlo. Descubre mi hostoria aquí:

Ahora, una vez lo he superado y veo toda la gente que lo sufre, me veo a mí mismo reflejado en ellos, y siento decepción por el hecho de que mucha gente, incluso en el ámbito de la medicina sigan sin entender correctamente la causa del TOC, y por tanto cómo curar el Trastorno Obsesivo Compulsivo. Y es que no existe un único modo de superar este trastorno, hay varios aunque sólo dos sistemas tienen una efectividad relativamente alta. En esta web no sólo descubrirás cuales son sino que que también entenderás el por qué los métodos tradicionales como psicología conductiva, libros de autoayuda o meditación, en muchas ocasiones no consiguen la curación del paciente.

 

El TOC se puede curar

Si padeces este trastorno, lo primero que debes tener en cuenta, es que se puede conseguir la cura del TOC. La vida te está esperando, y algo en lo más profundo de ti sabe que no puedes aguantar más la angustia existencial en la que vives por culpa de este maldito desorden. No puedo decir que el camino sea fácil; se requiere predisposición, fuerza de voluntad, y capacidad para emprender un proceso de autoconocimiento que te va a llevar primero a comprender por qué sufres TOC, y luego a eliminar de tu mente la causa del mismo, así como los factores que lo retroalimentan. Una vez eliminada la causa, el trastorno desaparece y vas a recuperar la felicidad que nunca debiste perder. Y es que la única manera de conseguir la cura del Trastorno Obsesivo Compulsivo es eliminar su causa.

 

No importa si fracasaste en el pasado

Es posible que hayas perdido mucho tiempo (quizá muchos años de tu vida) y mucho dinero en intentar superar el TOC sin conseguirlo. Quizá incluso hayas perdido toda esperanza y todas las ganas de luchar por salir de esa cárcel de barrotes invisibles pero aparentemente inquebrantables. No te sientas culpable por haber fracasado ni te atormentes en por qué no lo has conseguido. A mí también me pasó lo mismo hasta que encontré la llave para superarlo. Antes de llegar a encontrar algo que funcionase para mí, probé sin éxito cerca de una docena de terapias alternativas y métodos psicológicos/emocionales. Te invito a pasar página, a olvidar todo lo que sabes sobre el Trastorno Obsesivo Compulsivo y a empezar desde cero. Puedes considerarte afortunado de haber llegado hasta aquí porque por primera vez vas a descubrir cómo eliminar la causa del TOC en lugar de eliminar sus consecuencias.

 

Los dos tratamientos altamente efectivos para superar el TOC

El único modo en que se pueden eliminar todos los factores causales del trastorno, son el psicoanálisis y el Método LIBTOC.

También puedes curarte con otras terapias como psicología cognitiva (lo que conocemos como ir al psicólogo), o incluso con técnicas como EFT o PNL, aunque la estadística nos dice que la efectividad de estas técnicas es baja en el caso de de este trastorno.

El motivo por el que digo que sólo las dos primeras medidas mencionadas son relativamente eficientes es porque así lo muestran las estadísticas, y porque las dos actúan a nivel de la mente inconsciente (que es donde está la causa primera del TOC) en lugar de a nivel de la mente consciente. El psicoanálisis es una terapia muy potente pero tiene el inconveniente de ser un proceso lento y caro, y no es sencillo encontrar un buen psicoanalista.

En cuanto al Método LIBTOC, se trata de un sistema de autoaplicación, es decir, que uno realiza por su cuenta y desde su propia casa. Tiene la ventaja de que no necesita un seguimiento profesional por lo que resulta mucho más económico que el psicoanálisis.

Si deseas profundizar en su contenido, puedes descargar el primer capítulo del Método LIBTOC clicando en este enlace.

Algunas advertencias

Es mi obligación advertir que esta información que vas a encontrar en la web no sustituye a ningún tratamiento médico. Bajo ningún concepto abandones las indicaciones de tu médico ni la medicación que te haya prescrito. Tampoco te recomiendo abandonar tu tratamiento psicológico para el TOC si no has terminado la terapia; puesto que frecuentemente el Trastorno Obsesivo Compulsivo es sólo la punta del iceberg. Es la manifestación más visible de un conjunto de patrones mentales y emocionales no armónicos que frecuentemente aparecen como resultado de la experiencia de la niñez, el perfeccionismo y la elevada responsabilidad, y la tendencia a percibir los miedos y necesidad de controlar los factores externos que están fuera de tu control.

ejemplos-toc

La información de esta web no es la oficial

También debo advertir, que esta no es la información oficial que da la medicina alopática respecto al Trastorno Obsesivo Compulsivo, puesto que oficialmente no existe una cura del TOC ampliamente consensuada y con resultados lo suficientemente buenos como para catalogarlas como sistema de curación efectivo y reproducible en la sanidad pública de un país. No obstante ello no significa que no pueda superarse este problema. De la misma manera que la acupuntura y la homeopatía son eficaces para tratar muchas dolencias aunque no se pueda demostrar su funcionamiento el un laboratorio;también estos sistemas curativos que vas a descubrir funcionan para curar el Trastorno Obsesivo Compulsivo en un porcentaje importante de casos.

 

Nadie ni nada te va a curar

También es mi obligación advertirte que nadie ni nada te va a curar. La curación del TOC no es algo que alguien te vaya a hacer; es algo que debe conseguir uno mismo. Nadie puede salvarte; sólo tú puedes salvarte a ti mismo. Sé que esto es algo que puede sonar duro y puede asustarte; pero debes saber que superar este trastorno requiere fuerza de voluntad y disciplina mental. Lo mismo puede decirse del Método LIBTOC. La información no tiene capacidad curativa, por lo que no te vas a curar por leerlo. Lo curativo es el hecho de aplicar la información a la práctica y realizar el Método.

Tal vez sea interesante que reflexiones sobre cuánto estás dispuesto a sacrificarte por conseguir la libertad; pues es inútil seguir leyendo esta página web si estás buscando un milagro sobrenatural, una pastilla milagrosa o algo así. Lamento decirte que eso no existe, o al menos nadie lo conoce. Te invito a descubrir más acerca del Método LIBTOC, que es un sistema terapéutico para la cura del TOC, y es el tratamiento más eficaz que existe para el Trastorno Obsesivo Compulsivo, además del psicoanálisis. Más información sobre el Método LIBTOC aquí:

 

tratamiento

 

Doy por sentado que entiendes qué es el Trastorno Obsesivo Compulsivo, y que no estás interesado en comprender la explicación del proceso sino su curación; pero en caso de que no estés seguro de si padeces este trastorno, a continuación te dejo la explicación del mismo

Leer más...
.

Se trata de un Trastorno de Ansiedad, que se caracteriza por la presencia de pensamientos obsesivos, llamados también pensamientos intrusivos, y en algunos casos también de actos compulsivos.
Los pensamientos obsesivos o intrusivos, son ideas que acceden a la conciencia una y otra vez, y el paciente intenta apartarlas de su mente, pensar en otra cosa, pero el pensamiento obsesivo siempre regresa, produciendo una profunda angustia y ansiedad en la persona que lo padece. A diferencia de los otros trastornos, se caracteriza porque el paciente establece una especie de lucha contra sus propios pensamientos, intentando apartar la atención de ellos y/o intenta buscar una solución racional a su conflicto que estos le plantean. Pero los síntomas del TOC son mucho más amplios, puesto que se caracterizan por la aparición de otro tipo de emociones negativas como por ejemplo la depresión, culpa, baja autoestima, inestabilidad emocional, y en muchos casos la aparición de actos compulsivos. Estos son rituales o rutinas que la persona realiza periódicamente, como un mecanismo inconsciente para apaciguar la ansiedad que padece.

¿Cuáles son los síntomas del TOC?

  • Contaminación. Obsesiones referentes una posible contaminación por suciedad, microorganismos, virus o sustancias extrañas. También pueden obsesionarse con el miedo a haber adquirido una enfermedad en concreto, como por ejemplo, VIH o cáncer. Muchas veces este tipo de obsesiones les lleva a lavarse las manos muchas veces al día, a limpiar repetidamente la casa o habitación, o a no tocar determinados objetos de la casa  o la calle.
  • Orden y simetría. Intentan buscar la perfección, no sólo en sus acciones y decisiones, sino en el modo en que colocan los objetos. Estas personas sienten una intensa tensión y malestar al ver  esos objetos en un orden distinto al que ellos los ubican.
  • Fobias de impulsión, o pensamientos obsesivos referentes a actos violentos, sexuales, o a pecados religiosos.
  • Acumuladores. Algunas personas recolectan objetos a los que ellos asignan un significado determinado y existe una dificultad a la hora de deshacerse de ellos.
  • Sensación “Just Right” o comprobación hasta la corrección. Estos pacientes repiten varias veces una determinada comprobación, como comprobar que las puertas, luves o ventanas están cerradas. Muchas veces, repiten la comprobación varias veces hasta conseguir que la comprobación la hacen en el instante preciso en el que tienen un pensamiento positivo respecto a esa acción de comprobar lo que sea.
  • Somáticas y/o hipocondríacas. Aunque no son tan frecuentes, se manifiestan como dudas respecto a la posibilidad de tener una enfermedad.
  • Contadores. Estos tienen la necesidad de contar el número de objetos que hay en un sitio, como por ejemplo, el número de ventanas de un edificio, el número de personas, de coches, etc.
  • Metafísicas. Dudas concretas sobre el futuro, la muerte, el camino que tomar en la vida o sobre la existencia.

El diagnóstico del TOC debe hacerlo un psicólogo o psiquiatra, puesto que es la persona preparada para hacerlo. El tratamiento del TOC que más habitualmente se prescribe son ansiolíticos o antidepresivos, si bien estos sólo están dirigidos a apaciguar los síntomas del Trastorno Obsesivos Compulsivo, y no a corregir las causas del mismo. Entre los tratamientos psicológicos más habituales se encuentra la psicología cognitivo-conductual, la PNL, distintas técnicas de psicología energética, etc. No obstante la efectividad de estos tratamientos es relativa, por lo que las técnicas más indicadas para poder curar el TOC son el psicoanálisis y el Método LIBTOC.