yo

Mi nombre es Carlos Valverde, y soy licenciado en Medicina. Mi historia personal y mi formación académica se ha visto fuertemente influenciada por el hecho de haber sufrido TOC durante más de 10 años. Mi empeño por superarlo me llevó a pasar por varios psicólogos y a interesarme por técnicas no alopáticas de sanar el cuerpo. Considero que lo que aprendí en la universidad tiene poca o ninguna validez si hablamos del TOC (a excepción del hecho de saber manejar sus efectos mediante medicación, claro está). A mis 33 años puedo decir que estos 5 últimos años sin el TOC han sido los mejores de mi vida, aunque hasta que conseguí superar el TOC mi vida era un verdadero infierno.

Mis deseos por superar el TOC me llevó a tener que buscar información por internet sobre el TOC, tanto la información oficial, como la no oficial, a descubrir el mundo de la medicina alternativa, y someterme a muchos de esos tratamientos, que para mi desgracia tampoco tuvo mucho que aportar en cuanto al tratamiento del TOC. Obsesionado con superar el trastorno sea como fuere, tras licenciarme en medicina y tener algo más de tiempo libre, estudié todo tipo de teorías psicológicas y médicas sobre el TOC, y especialmente a profundizar en el campo de la neurociencia y la llamada medicina mente-cuerpo y a realizar cursos formativos en diversas terapias integrativas.

Todo un mundo nuevo se abrió ante mí; y aprendí teorías y técnicas que ni de lejos hubiese sospechado que existían de acuerdo a mi “mente científica” moldeada por el paradigma médico imperante. Aunque la mayoría de esta información me sirvió poco o nada, alguna de esas técnicas sí me fueron de mucha ayuda, y sentaron las bases de mi propia curación; y de lo que meses más tarde ha terminaría siendo el método LIBTOC.
Concretamente, estas terapias y teorías que de un modo u otro contribuyeron a posibilitar mi curación fueron la teoría psicoanalítica, las teorías mente-cuerpo de Enric Corbera, el Dr. Hamer, Dr. John Sarno, Milton Erickson; la kinesiología holística y la psicología transpersonal, así como la teoría psicoanalítica de Sigmund Freud.

No pretendo convertir este apartado en un currículum personal; sino simplemente contar a grandes trazos mi historia, para que tengas presente en todo momento, que el hecho de haber padecido el TOC y haberlo superado, me permite tener una comprensión del mismo más exacta que aquello que cualquiera que no lo haya sufrido pueda tener del mismo. Sé de primera mano lo desesperante y hasta anímicamente humillante que puede ser sufrir el Trastorno Obsesivo Compulsivo, y lo importante que es para cualquier paciente superar este problema. A partir de mi experiencia, amplié la información, y desarrollé el Método LIBTOC, que he editado en una ocasión para mejorarlo todavía más con nuevas técnicas que he incorporado a la metodología de tratamiento. Recuerda que el Método LIBTOC no es un tratamiento, sino una metodología de tratamiento, que emplea varias técnicas provenientes de campos muy distintos entre sí como son la kinesiología holística, la psicología analítica, la bioneuroemoción y la psicología traspersonal.