TOC y psicología cognitivo-conductual

La psicología cognitivo-conductual (el paradigma del abordaje terapéutico que usan la mayoría de psicólogos), en muchos casos consigue que una persona consiga superar el TOC, pero en muchos otros casos no lo consigue. En este artículo analizo cuales son desde mi punto de vista los principales factores de este hecho. Debo decir que yo he ido a dos psicólogos, cada uno tenía su propio modo de trabajo, su enfoque particular. Aunque tengo que reconocer que fue una ayuda más en mi propio proceso de evolución personal (especialmente uno de ellos), su ayuda no significó grandes cambios en lo relativo al TOC. Obviamente esa es sólo mi experiencia, por supuesto no quiero decir con es que la terapia no sea efectiva para este trastorno (entre otros motivos, porque no es la terapia la que cura, sino el individuo el que se cura a sí mismo, pues a este es el máximo responsable de aplicar la teoría a la práctica). De hecho, también otras terapias que a mí me resultaron de gran ayuda en la curación del Trastorno Obsesivo Compulsivo (como la bioneuroemoción o la psicología transpersonal), a otras personas con no les ha ayudado a curarse.

 

psicologo-cogitivo-conductual-tocLa terapia cognitivo-conductual, trabaja realizando una transformación en el modo en el que una persona se relaciona con su propio psiquismo, es decir, con sus pensamientos, y con su diálogo interno, en el modo de razonar; pero también con su respuesta y comportamiento ante los estímulos externos o internos. Entre muchas otras cosas, nos enseña a identificar creencias y pensamientos irracionales y limitantes y a cambiarlos por otros más racionales, nos hace conscientes del modo en que funcionan nuestros pensamientos, nuestras reacciones emocionales, nuestra toma de decisiones, etc.

 

En definitiva está muy en la línea de en lo que en el Método LIBTOC es el Bloque 1, aunque yo enfoco dicho bloque especialmente a lo que llamo dejar de identificarse con los pensamientos. Esto significa creer que todas esas historias que nos cuenta nuestra mente en forma de pensamientos son ciertas); aunque en el Método también hago referencia al concepto de los errores de razonamiento, que son aquellos razonamientos que no se corresponden con la realidad objetiva, que se construyen en base a premisas falsas.

 

Desde mi punto de vista, la limitación de esta terapia (y de casi todas) en lo referente al TOC es que sólo actúa a nivel de la mente consciente, y no de la mente inconsciente. El problema con este trastorno (y de muchos otros trastornos de ansiedad) es que es sólo la punta del iceberg, la parte visible detrás de la cual se esconde algo más prufundo. Me refiero a emociones reprimidas en la mente inconsciente, y una estructura de la personalidad en la que abundan unas determinadas características de personalidad, -todas aquellas que hacen que en una persona predomine lo que en psicoanálisis se conoce como el superego- que hacen que una persona sea propensa a generar tensión interna y represión emocional.

 

Estas características de personalidad son aquellas vinculadas a nuestra parte racional, y a las obligaciones y deberes sociales, como por ejemplo, el perfeccionismo, la elevada responsabilidad, el excesivo buenismo y sentido del deber y la ética, la tendencia a reprimir las emociones -especialmente la rabia y el odio-, la tendencia a buscar la aprobación de los demás, a anteponer las necesidades de los demás a las de uno mismo, a sacrificarse por los demás, etc. Aunque son caracaterísticas socialmente deseables, tienen unas implicaciones negativas a efectos de una de las casusas del TOC puesto que hacen que muchas veces la persona no esté en coherencia emocional con sus verdaderos deseos más innatos, y que genere tensión interna y represión emocional, lo que alimenta el trastorno.

 

El problema es que sólo el psicoanálisis, el Método LIBTOC, y hasta cierto punto la bioneuroemoción permiten trabajar a nivel de la mente inconsciente, y por tanto, trabajar una esfera del psiquismo en la que no llega a trabajar la psicología cognitivo-conductual.

 

Del mismo modo, en la práctica de la psicología clínica, raramente la psicología cognitivo-conductual, consigue un grado de trasnformación personal sobre el individuo como el que puede conseguirse con la psicología transpersonal, y de ahí que los resultados, muchas veces no sean tan grandes como los que se consiguen combinando las 3 grandes disciplinas de la psicología: la cognitivo-conductual, la psicoanalítica, y la transpersonal, ramas que constituyen el paradigma de cada uno de los bloques del Método LIBTOC. Por eso es que el Método LIBTOC tiene 3 bloques y que en cada uno de ellos se persiga un objetivo distinto (dejar de identificarse con los pensamientos, (Bloque1), dejar de generar tensión interna y represión emocional (Bloque 2), y hacer acceder a la conciencia emociones profundamente reprimidas en la mente inconsciente (Bloque 3).

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *