TOC de limpieza y desinfección

El TOC de limpieza y desinfección es aquél que se manifiesta en forma de pensamientos intrusivos relacionados con la contaminación, suciedad, y microorganismos. En este tipo de Trastorno Obsesivo Compulsivo es muy frecuente que haya también actos compulsivos relacionados con la limpieza, bien de superficies, objetos o partes de la casa; o bien relacionados con la limpieza de uno mismo. Uno de los actos compulsivos de limpieza más habituales es limpiarse las manos con jabón y a conciencia recurrentemente. En algunos casos las personas pueden llegar a desarrollar problemas de piel en las manos como consecuencia del exceso de limpieza. Estas, sienten una necesidad irrefrenable de lavarse las manos, de ducharse o lavarse el pelo; o de limpiar (a veces una y otra vez) una determinada superficie, objeto, etc.

Yo personalmente no sufrí el TOC de desinfección y limpieza, aunque por lo que he aprendido por los mensajes y sesiones de Skype de personas que sí tenían este tipo de actos compulsivos, soy consciente que es uno de los que más puede afectar a la convivencia familiar, y también sé que es uno de los que más cuesta de curar.

En breve expondré mi teoría sobre el por qué de ese hecho, pero antes de eso profundicemos un poco más en la comprensión del mismo. En algunos casos, la persona puede que establezca en su mente una separación clara entre “superficies contaminantes” y “superficies no contaminantes”, de modo que eviten tocar aquellos objetos o superficies que consideran contaminantes. Algunas veces las superficies que una persona con trastorno obsesivo-compulsivo considera como “contaminantes” tienen algo en común, como la textura, el tipo de material, el color, o tipo de uso que se le da al objeto en cuestión. En otras ocasiones no guardan ningún tipo de patrón común, y es un misterio o un capricho del destino, el hecho de por qué un paciente atribuye la propiedad de “contaminante” a unos determinados objetos o superficies, y a otros no.

Consecuencias del TOC de limpieza y desinfección

Las implicaciones directas de este tipo de manifestación son muy evidentes: pérdida de tiempo limpiando la casa o limpiándose a uno mismo, necesidad de inventarse excusas para tener que ir a lavarse las manos, para no tocar tal o cual cosa, y por supuesto ansiedad, frustración y culpa. Incluso en algunos casos problemas de piel en las manos como consecuencia del exceso de lavado. Pero las consecuencias en muchos casos, van mucho más allá que estas tan evidentes. En muchos casos, incluso la relación de pareja que tiene una persona puede verse amenazada por este problema.

Muchas personas, no permiten que su pareja les toque el pelo o la piel si antes ha tocado algo que toca mucha gente (botones del ascensor, metro, puertas, dinero, etc). Incluso en algunos casos, no permiten recibir un abrazo de esta si no se cambia la ropa de trabajo, o establecen estrictas normas de higiene que la pareja no puede entender, entre muchos otros ejemplos. En estos casos, es fundamental que la pareja de una persona con Trastorno Obsesivo Compulsivo de limpieza y desinfección haga un esfuerzo por comprender y respetar las limitaciones o reglas que establece su pareja. El hecho de discutir, culpar, o intentar convencer del sinsentido de sus actos o reglas a la persona con TOC solo hace que dañar la relación de pareja, en algunos casos hasta el punto de poner en riesgo su continuidad.

toc-limpieza-desinfeccion

En muchos casos puede estar alimentado por un miedo irracional e inconsciente a algo a lo que la persona asocia a la enfermedad, muerte, o asco, que provienen de traumas de la infancia. Esto es lo que he comentado antes de cual es mi opinión sobre el motivo por el que en estos casos, es tan complicado curar el TOC de limpieza e higiene. Veamos lo con algunos ejemplos.

Imaginemos que un niño no hace caso a sus padres cuando estos le dicen que tiene que lavarse las manos antes de comer. Y que a los padres se les ocurre contarle una historia inventada para hacerle miedo y conseguir así que se lave las manos. Imaginemos ahora, que se trata de una historia de una tía de la madre del niño, que murió por contraer una enfermedad que se podría haber evitado si se hubiese lavado las manos. Inconscientemente el niño se asusta porque nunca pudo pensar que no lavarse las manos podría tener una consecuencia tan catastrófica.

Creencias de anclaje

Entonces, el niño, al que esa historia ha impactado mucho, asocia la limpieza de manos con estar a salvo de una amenaza muy peligrosa, asocia la limpieza de las manos a la supervivencia, y la ausencia de higiene a riesgo de enfermar y morir. Un niño tiene una limitada capacidad de comprensión de la realidad, y por tanto, puede traumatizarse con una historia así que en ese momento produce un gran miedo en él. Un niño apenas sabe que hay muchos tipos de enfermedades, y que la mayoría no son contagiosas. Tampoco sabe que cada enfermedad contagiosa se contagia de una forma distinta. Este miedo puede quedar grabado en su inconsciente y acompañarle durante toda la vida, puesto que no se trata de creencias conscientes que una persona pueda identificar.

Esto es lo que en Método LIBTOC llamo “creencias de anlaje”, son creencias que en ocasiones hay que identificar, comprender y liberar para poder sanar. De hecho, en algunos casos las personas con TOC de limpieza y desinfección, no mejoran con el Método LIBTOC hasta que no consiguen identificar la historia en la que se instaló esa creencia en su inconsciente. Este es sólo un ejemplo, pero existen cientos de historias o cosas que pueden instalar en un niño una “creencia de anclaje” que haga que el niño albergue un miedo irracional.

Este miedo irracional puede ser ante cosas que (en ese momento, con una limitada capacidad de comprensión de la realidad) el niño relacione con la enfermedad, la muerte, el sufrimiento, o la repugnancia. Puede ser algo tan irracional como dormir en una cama en la que durmió alguien que estaba enfermo y murió, tocar a una persona enferma (los niños no entienden como los adultos, que hay enfermedades contagiosas y otras que no lo son); o tocar algo que previamente haya tocado un vagabundo, alguien por quien el niño haya sentido rechazo, asco, miedo, etc. Obviamente no es lo mismo si hablamos de un niño de cinco años que de uno de doce. Desde mi punto de vista este tipo de creencias suelen instalarse antes de los 8 o 9 años, y están detrás de muchos casos de Trastorno Obsesivo Compulsivo de limpieza y desinfección.

Para comprender correctamente esta idea, hay que entender que un niño no tiene los conocimientos y raciocinio de un adulto, y que constantemente puede sacar conclusiones equivocadas a partir de cosas que en un determinado momento le causan un gran impacto emocional. Se instalan creencias limitantes muy profundas, y que pueden adoptar la forma de premisas. Premisas como por ejemplo que si no se lava pueden haber virus o bacterias peligrosas y que le puede suceder esto o lo otro. O que si toca algo que antes ha tocado algún tipo de persona determinado puede sucederle lo otro. O quizá tenga creencias parecidas referentes al polvo, a la suciedad, a las cosas sucias, etc.

Cómo curar el TOC de limpieza e higiene

Si tienes este tipo de Trastorno Obsesivo Compulsivo, hazte esta pregunta. ¿Recuerdas algo que te sucediese en la infancia y que te causase un gran impacto o asco en aquél momento? Algo que tú relacionases con cosas como la enfermedad, la humillación, el contagio, o incluso la muerte? Como he comentado no es necesario que sea algo traumático, basta con el simple hecho de escuhar una determinada historia que en aquél momento te impactase especialmente.

Si tienes TOC de limpieza e higiene, y estás atascado en el Método LIBTOC, si crees que lo estás haciendo correctamente y aún así no mejoras, es probable que tengas este tipo de creencias que te estén saboteando. Tu mente consciente entiende la irracionalidad de tus actos y tus pensamientos, pero hay algo en tu inconsciente que hace que no puedas superar esos actos compulsivos de limpieza y desinfección a pesar de lo irracionales que sabes que son. Si esto te sucede, mi consejo es que consideres la posibilidad de realizar una consulta por Skype conmigo, en la que te ayudaré a identificar esas creencias de anclaje, a entender por qué se instalaron, y a liberarte de ellas para que dejen de sabotearte. Son muchas las personas con trastorno obsesivo-compulsivo de este tipo que estaban atascadas en el tratamiento del Método LIBTOC, y que tras hacer una sesión de Skype conmigo empezaron a mejorar notablemente, en muchos casos hasta conseguir curarse totalmente.

Sé perfectamente que el TOC de higiene es uno de los más difíciles de curar, y frecuentemente es por culpa de estas creencias que he explicado en  este artículo. Cuando tengo una sesión por skype con una persona con este caso, es para mí un reto conseguir que esa persona se cure, sé que eso no es fácil, y a veces tengo cierta frustración cuando alguien no lo consigue. Me pregunto qué es lo que se me escapa, si he dado lo máximo de mí, si el diagnóstico del motivo de la falta de mejoría es correcto o no, etc. Pero por supuesto, también siento una gran satisfacción cuando recibo un mensaje de alguien que sí consiguió superarlo.

Esta dificultad extra que tiene la curación de este tipo de trastorno obsesivo-compulsivo, es uno de los motivos por los que yo recomiendo a todas las personas que tengan pensamientos intrusivos o actos compulsivos relacionados con la higiene, la desinfección, el miedo a la contaminación, etc. que hagan el Curso online El Método LIBTOC, porque a partir del segundo mes incluye sesiones por Skype conmigo (de 75 minutos una vez al mes), y además el vídeo de profundización del segundo mes se centra en este tipo concreto de pensamientos intrusivos y actos compulsivos. Puedes informarte sobre el Curso online el Método LIBTOC aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *