Causas psicológicas de la ansiedad. Parte 3

Continuamos von la lista de factores que favorecerán la presencia de pensamientos negativos y ansiedad:

5) Autoestima y confianza en uno mismo o falta de ella.

Este punto está estrechamente relacionado con todos los anteriores. La autoestima es un factor inconsciente, es decir, muy pocas personas con baja autoestima reconocen tener baja autoestima. Y las personas que sí lo reconocen, suelen ser aquellas que tienen un mayor grado de conocimiento de sí mismo, y capacidad de darse cuenta de cosas que la mayoría de personas no se da cuenta. Generalmente autoestima y seguridad en uno miso son dos cosas que van unidas. Es decir, las personas con baja autoestima suelen tener también poca confianza en sí mismo, y al revés. El motivo por el que este factor es uno de los más relacionados con la ansiedad y los pensamientos negativos, es porque las personas con más confianza en sí mismo, en general tienen menos miedos y ansiedad precisamente porque creen en su capacidad para afrontar las adversidades y los factores que están fuera de control.

En cambio las personas con baja autoestima y baja seguridad en sí mismas, suelen tener poca fe en su capacidad para enfrentarse a las situaciones. Frecuentemente compensan esta baja confianza en sí mismas con una elevada inteligencia y una elevada capacidad de análisis racional, que en ocasiones les hace estar dándole vueltas a las cosas para encontrar “la mejor solución”.

6) Educación familiar.

Si tus padres te educaron en la creencia de que el mundo es un lugar peligroso, que hay que desconfiar de la gente, que si no eres extremadamente prudente puede sucederte esto y aquello; es evidente que tu sistema de creencias va a tener gran cantidad de creencias relacionadas con peligros, miedos, etc. que van a favorecer los pensamientos negativos, que pienses todo tipo de cosas que podrían suceder o salir mal, y la presencia de miedo y con ello ansiedad.

 pensamientos-negativos

Como ves todos estos factores están estrechamente interrelacionados. Normalmente es frecuente que las personas que padecen ansiedad se identifiquen con varios de estos puntos. Por supuesto no estoy hablando de la ansiedad que puede tener alguien tras haber sufrido un accidente, un atraco, o una fuerte discusión, sino de las personas que frecuentemente generan ansiedad sin que aparentemente existan factores externos tan graves como para producirla.

Y lo último que quiero añadir, es que como ves la mayoría de estos factores se desarrollaron durante la infancia. Probablemente sientas que eres víctima de muchas circunstancias. Quizá hayas vivido situaciones especialmente duras o traumáticas en tu vida, pero debes aceptar que no se puede cambiar el pasado. Lo que sea que haya ocurrido en tu pasado es algo que tienes que aprender a liberar para no sentirte víctima del pasado. También quiero añadir que aunque algunos de estos puntos están relacionados con la educación recibida de los padres, muy probablemente ellos te han educado pensando en lo mejor para tí, y han intentado protegerte, y educarte lo mejor que han sabido. Comprender esto en ocasiones es necesario para poder perdonar cosas que hayan podido pasar, y para dejar de sentir que uno es víctima de las circunstancias.

Espero que este mensaje te haya ayudado a tener una mayor autocomprensión de ti mismo, y de por qué algunas personas tienen un patrón de pensamientos positivos y optimistas, y otras personas unos patrones de pensamiento negativos, pesimistas, y propensos a percibir todo tipo de miedos y con ello ansiedad.

Lee la tercera parte del artículo aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *